Bullying en el TDAH

Bullying en el TDAH ¿Cuál es la causa?
El bullying o acoso escolar es un fenómeno que se ha manifestado con mayor impacto en los últimos años entre los niños y adolescentes; y ha generado gran cobertura no sólo en el ámbito nacional, sino a nivel mundial.
Hay quiénes se preguntan si este fenómeno es característico de las nuevas generaciones o ha existido desde tiempo atrás. La respuesta es simple: esta problemática no nació sino se incrementó, en gran parte, gracias a la trascendencia de los medios de comunicación.
Recordemos, la “burla”, “novatadas” o “carrillas” siempre han existido de manera constante en el ámbito escolar. Este mismo patrón de agresividad también ha permanecido en el cine estadounidense y series televisivas a las cuales gran parte de la población tenemos acceso.
Sin embargo, hoy ha tomado un nombre específico: Bullying, siendo precisamente la población infantil quién protagoniza este fenómeno, y donde los niños con capacidades diferentes (en este caso, los que presentan Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad TDAH) son los candidatos inmediatos para situaciones de violencia o acoso.

Pero, ¿cuál es el significado de este término?
Se trata de un comportamiento caracterizado por diversas formas de agresión, intimidación  y humillación física o psicológica por uno o más estudiantes contra algún compañero o más. La intención fundamental de la persona que ejerce el bullying es imponer su poder frente al otro de forma persistente y repetitiva (la misma acción durante meses e incluso años).

¿Víctima o Buleador?
Para definir las causas del bullying es necesario señalar primero que este fenómeno tiene tres ejes principales: el agresor, la víctima y los espectadores.
El agresor generalmente proviene de hogares donde impera la violencia, y por inseguridad busca el poder porque no conoce otra forma de relacionarse. Es el líder del grupo (el popular) y tiene necesidad de demostrar fuerza y poder.
Este personaje no puede existir sin la presencia de los seguidores, los que aplauden y dan sentido a las acciones del agresor sin ser ellos quién inicie el acoso, se caracterizan por baja autoestima.
La víctima: se identifican por su debilidad e inseguridad para defenderse física o verbalmente, posee pocas habilidades sociales, por lo tanto, sólo tiende a ser pasivo ante la violencia que recibe.
Los espectadores: sólo pueden observar el hecho sin decir ni omitir acción u opinión, pueden reírse de la situación, o en el mejor de los casos, intentan detener el hostigamiento (aunque no es común pueden llegar a buscar ayuda o intervienen directamente).

¿Por qué algunos niños son más propensos al acoso escolar?
Como se ha dicho, en el cine es habitual la trama en el que el más fuerte somete al nuevo o al débil, porque las características o condiciones que lo hacen diferente al resto (ser más alto, de estatura baja, delgados o con sobrepeso, frenos, brackets, etcétera) lo vuelven un foco de agresión y no es sólo física.

TDAH y su conexión con el Bullying
Por lo anterior, las características especiales (no sólo físicas) de algunos niños que padecen síndromes o trastornos mentales (tales como depresión, fobia escolar, trastornos de aprendizaje o lenguaje, entre otros) los hacen candidatos de sufrir bullying.
El Dr. Juan Carlos Pérez Castro Vázquez durante la conferencia mencionó que el estudio “TDAH y comorbilidad con Bullying”, realizado en la Consulta Externa de Psiquiatría Infantil y de Adolescentes del Departamento de Psiquiatría del Hospital Universitario, revela que los alumnos con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) son más propensos a ser víctimas de bullying.
Además, el 66 por ciento de niños y adolescentes con TDAH sufre agresiones, en contraste al 8 por ciento de estudiantes que no padece este trastorno.
El Dr. Juan Carlos Pérez Castro durante la conferencia Bullying y TDAH impartida en las instalaciones de Proyectodah mencionó que para los niños con TDAH el deseo de entrar en las dinámicas sociales de sus compañeros y colegios los hace ser más vulnerables de formar parte del bullying (sea como acosador o víctima) lo cual no es sinónimo de que sean más influenciables.
En algún momento pasan de ser víctimas a buleadores, sin embargo, de manera particular los niños con TDAH debido a que tienden a ser etiquetados y estigmatizados por: sus escasas habilidades sociales; problemas para hacer y conservar amistades; mayor índice de agresividad; hablar demasiado; tener dificultad de aprendizaje y lenguaje; así como no poder predecir las consecuencias de sus acciones, los vuelve blanco de acosos y burlas.

¿Qué hacer?
La intervención ante esta problemática  no es igual para todos los casos, y es necesario evaluar cada situación. Sin embargo, de manera fundamental es necesario diseñar estrategias de comunicación efectiva (tanto en el caso de los niños agresores como los agredidos) entre padres e hijos así como docentes y alumnos.
Por ende, deben estar atentos a cualquier cambio en la personalidad de los niños y tomar en cuenta los siguientes puntos:
Para los padres de familia:

  • No quiere asistir a clase, su desempeño escolar disminuye
  • Golpes y moretones injustificados
  • Irritabilidad , nerviosismo, cambio de carácter.
  • Insomnio
  • Apatía de salir con sus amigos o de su casa
  • Pérdida de pertenencias materiales o dinero
  • Dolores de cabeza o corporales injustificados
  • Índices de alcoholismo y/o consumo de otras sustancias

En la escuela:

  • Constantemente falta a clases
  • Se niega a integrarse con sus compañeros.
  • No quiere asistir a clase, su desempeño escolar disminuye
  • Si anteriormente entregaba tareas o actividades, de un momento a otro ya no lo hace.

Claves de prevención ante el bullying
La mejor forma de actuar ante esta problemática inicia capacitando a los docentes para ser el primer filtro de detección ante estas situaciones; y así poder alertar a los padres de familia.
Ambos actores entonces podrán trabajar en:
-Supervisar las relaciones de convivencia del niño y sus compañeros cercanos. Con ello, identificar los comportamientos (roles) de sus grupos.
-Estimular la convivencia entre los grupos cercano con intereses y personalidad similar.
-Implementar estrategias asertivas para responder a los acosadores en caso de ser intimidado (reportar y realizar acciones respetuosas ante cualquier agresión).
-Crear programas o campañas antibullying en conjunto con las instituciones académicas (talleres de capacitación para la resolución pacífica de conflictos, lograr acuerdos y negociaciones).
-En caso de que persista el acoso, una alternativa viable es buscar ayuda profesional para ayudarlo a superar esta situación.
Finalmente, recordemos que los niños con TDAH pueden ser participes o no del bullying. Por tanto, la ayuda de los padres, docentes y amigos es primordial para establecer recursos enfocados no sólo a defenderse sino a evitar de manera asertiva situaciones de acoso escolar.

El Proyectodah brinda espacios de capacitación para padres de familia y docentes para que obtengan estrategias y habilidades para la prevención y solución de problemáticas como lo es el Bullying en el TDAH.

Si quieres mayor información sobre nuestros cursos o sobre la conferencia Bullying y TDAH, impartida por el Dr. Juan Carlos Pérez Castro Vázquez escríbenos a: contacto@proyectodah.org.mx

Tel. (55)5339-5065 / 5936