Conceptos, información y creencias erróneos sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad 2°a Parte

 


Por Kryssia Lizama Flores


4.- Los niños con TDAH son más inteligentes que el promedio, sólo que son flojos.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es totalmente independiente de la inteligencia del niño. Es decir, el coeficiente intelectual de un niño con TDAH varía tanto como el de un niño sin TDAH.

El desarrollo de las inteligencias múltiples estará relacionado con las características propias del niño y el ambiente en el que se desarrolla, es posible que la inteligencia lógica- matemática y la inteligencia emocional se encuentren afectadas, por las deficiencias en la planeación, organización, control de los impulsos, flexibilidad, control emocional, iniciativa, memoria de trabajo y automonitoreo. Sin embargo, utilizando un tratamiento holístico y las estrategias adecuadas, en cada uno de los ámbitos en el que se desarrolla el niño, estas carencias pueden ser subsanadas.

Si bien, la inteligencia puede llegar a subsanar algunas de las deficiencias del TDAH, a largo plazo, debido a las exigencias que se le presentan, la persona manifestará un deterioro progresivo en las diferentes áreas de su vida.

5.- El TDAH es solo falta de voluntad, ya que si quisieran podrían concentrarse en cualquier actividad y no sólo en las que les gustan o interesan

El TDAH es un trastorno complejo en donde está afectada la atención y con ello las funciones ejecutivas que son la flexibilidad, control emocional, memoria de trabajo, automonitoreo, iniciación o arranque, planeación, organización de los materiales y la inhibición.

Una característica del TDAH es un desempeño variable y también pueden tener periodos de hiperconcentración en los que centran su atención en un solo estímulo en el que pueden dilatar largos periodos de tiempo, sin embargo en esta fase no pueden centrar su atención en ningún otro estimulo que haya a su alrededor .

6.- El tratamiento óptimo para el TDAH es mucha atención y mucho amor hacia el niño.

Para que el tratamiento sea eficaz, la familia tiene que entender que es el TDAH antes de discutir las opciones. La atención y el amor son los que te guían hacia la búsqueda de un tratamiento óptimo. Para ello, los padres deben pedir orientación tanto al médico como al psicólogo para conozcer los diferentes tipos y las posibles controversias que existen sobre los tratamientos, ya que cuando están los suficientemente informados, existe una mayor probabilidad de que continúen con la medicación, el programa de entrenamiento y/o la terapia psicológica.

Entre los problemas a los que se enfrentan los padres de familia para la adhesión al tratamiento son la opinión de las personas que los rodean, la información en internet, la televisión, la radio, los libros publicados entre otros, en los que se encuentra por igual a los mitos, la ciencia y la seudociencia.

7.- Los medicamentos usados para tratar el TDAH son drogas que generan dependencia y causan adicciones.

La creencia que las medicinas usadas por los psiquiatras sean adictivas y causen daños, probablemente se funda en el desconocimiento que tiene la gente de los beneficios de las medicinas y de conceptos equivocados sobre la adicción.

La adicción, es un fenómeno que se genera en personas cuando consumen sustancias que alteran su biología, su psicología y su forma general de ver al mundo, les entorpecen su funcionamiento en la escuela, el trabajo o la familia y les generan daños evidentes en su organismo. Las medicinas que se administran a quienes padecen el TDAH buscan que mejore la atención, disminuya la hiperactividad y la impulsividad y consecuentemente mejore la calidad de vida en la escuela, la calle y la familia. Como otras enfermedades crónicas, la necesidad del medicamento puede ser prolongada, por meses o años, sin que esto signifique adicción (De la Peña Olvera, Noviembre-Diciembre, 2000).

8.- El TDAH desaparece con la edad

Durante los años ochentas y los noventas se consideraba que el TDAH afectaba solamente a los niños, ello se debía principalmente a que los síntomas observados parecían desaparecer en la adolescencia y en la edad adulta, sin embargo, actualmente las investigaciones realizadas se han percatado de que el TDAH sigue a lo largo de la vida, aunque los síntomas varían de acuerdo a la edad, siendo que la inatención aumenta así como la impulsividad, no así la hiperactividad que en la mayoría de los casos se transforma en una inquietud interna.

9.- El TDAH se debe a factores relacionados con alergias alimentarías, aditivos o colorantes y se puede controlar únicamente dieta.

No existen dietas ni alimentos específicos para niños que presentan Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), sin embargo, sí existen alimentos, conservadores y saborizantes artificiales que son altamente estimulantes al sistema nervioso o a la respuesta inmune, que pueden alterar a los niños o adultos de la misma forma que a un niño con TDAH.

Más información sobre el tema:

info@proyectodah.org.mx

Facebook: Proyectodah

Twitter: @cerebrofeliz