TDAH: impacto económico en el trabajo.

TDAH impacto económico en el trabajo

Ariel de la O Galindo

Un estudio de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) señala que un trastorno mental puede conducir a un pobre rendimiento laboral, alto ausentismo por el padecimiento y la reducción de la productividad en el trabajo, lo que resulta en costos considerables para la sociedad. Las estimaciones sugieren que el costo total para la sociedad llega alrededor del 3 y 4% del producto interno bruto de un país. Los costos de los padecimientos mentales no se limitan al sistema de atención de salud, sino que afectan a la economía más amplia y sobre todo el mercado laboral y lo sistemas de seguridad social. (Arends, I. et al, 2014, pág. 3)

Aunado a esta situación la Organización Mundial para la Salud (OMS) estima que en 10 años el 35% de la población del mundo padecerá un trastorno mental lo cual repercutirá no solo en las personas que lo tienen sino también, como lo indica la OCDE, este implicará negativamente en la economía de un país.

Entre las enfermedades mentales tenemos al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) uno de los trastornos mentales de mayor prevalencia en México, que de acuerdo a la Secretaría de Salud afecta entre 5.5 y 7.5% de la población. En el caso de los niños se presenta con problemas de conducta, bajo rendimiento académico, malas relaciones con familiares y compañeros que afecta su calidad de vida. (Hodgkins,P. et al, 2012, pág. 114)

El caso de los adultos cuando no son tratados de niños perturba su vida laboral, pueden caer en accidentes de tráfico, abuso de sustancias y conductas delictivas. En lo referente a las dificultades en el trabajo los síntomas provocan constantes retardos, ausentismo, mala planeación, no se cumple con los objetivos en tiempo y forma, dispersión, des organización, irritabilidad, ansiedad, depresión, conflictos con los compañeros que en el mejor de los casos impacta con ingresos menores, sanciones económicas, actas administrativas, pérdida de empleo, pero en el peor de los escenarios se termina con demandas judiciales y malas referencias como empleado que reduce su posibilidad de obtener empleo en otro lugar lo que termina por frustrar y afectar considerablemente su calidad de vida.

Para ejemplificar esta situación vamos a relatar el siguiente caso: Ismael un hombre de 40 años, con estudios de licenciatura no terminada y un TDAH no tratado cuenta con un empleo fijo y gana $10,000.00 (diez mil pesos) al mes. Al año su percepción incluyendo bonos de puntualidad y productividad serían de $125,775.83. Sin embargo, por descuentos por impuntualidad, ausentismo y pérdida de bonos de puntualidad y productividad sus ingresos resultan más bajos. (Ver cuadro 1)

Cuadro 1. Análisis de percepciones e implicación en la recaudación de impuestos por el Estado de una persona adulta que padece TDAH no tratado con una conducta impuntual, ausentismo y bajo rendimiento laboral.

ConceptoPercepción (ideal)Ingresos al EstadoPercepción (Descuentos 10 días al año)Ingresos al Estado (Impuestos)
Ingresos salarios anuales$118,357.20$5,328.00$115,070.30$5,180.20
Bono por puntualidad$4,418.63$518.67$0$0
Bono de productividad$3,000.00$74.00$0$0
Bono de productividad$125,775.83$5,920.67$115,070.30$5,180.20

En el cuadro anterior se aprecia que la mejor oportunidad de Ismael fue haber obtenido un ingreso por $125,775.83 al año, pero por la impuntualidad, ausentismo y el bajo rendimiento laboral su percepción fue de $115,070.30, es decir, dejo de percibir $10,704.90. Por su parte el Estado también perdió, obtuvo un 12.5% menos de recaudación de impuestos sobre la renta por salarios. Sin duda ¡todos perdemos!

A largo plazo si la empresa es condescendiente con Ismael y lo mantiene en su puesto sin oportunidades de crecimiento laboral, en 10 años dejará de percibir $107,049.00.

La pregunta ¿qué hacer? Para ello el Proyectodah como una organización de la sociedad civil contribuye con la sociedad desde una línea de atención científica y sistémica mediante la orientación, capacitación y entrenamiento de adultos con TDAH por medio de actividades educativas orientadas al desarrollo de habilidades sociales en el TDAH, manejo del enojo, planificación y manejo del tiempo, relaciones en pareja, control de adicciones y como vivir mejor con el TDAH. Los cursos son impartidos por especialistas en la materia.

La capacitación y el entrenamiento no busca generar el conocimiento per se, su intención es que los participantes adquieran habilidades y destrezas para resolver de forma adecuada las situaciones estresantes y conflictos en la familia, en el trabajo y la vida social que son provocados por el TDAH. Esta educación abre la puerta para las terapias psicosociales que mejoran la autoestima y proveen estrategias conductuales para un buen desempeño del individuo

Referencias Bibliográficas

• Arends, I. et al 2014. Mental Health and Work: Archiving well integrated policies and service delivery , OECD Social, Employment and migration. Working papers, No. 161 OECD

• Hodgkins,P. et al 2012. Repercusiones económicas del trastorno por déficit de atención/heperactividad del niño y del adulto en los Estados Unidos. Journal of the Academy of Child & Adolescent Psychiatry 113-125

Compartir...

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email