Consideraciones para educar a un niño con TDAH.

consideraciones para educar a un niño conTDAH

Mtra. Pamela González España

¿Qué hay que tomar en cuenta al momento de educar a un hijo con TDAH?

En la actualidad existen muchos libros que hablan sobre la crianza y estrategias para mejorar la conducta del niño en el hogar, entre ellas podemos resaltar el establecimiento de límites, reglas, horarios, etc. Sin embargo, es necesario considerar otros aspectos que al igual que las reglas son cruciales para mejorar la relación padre-hijo.

Como lo menciona el Dr. Marco Eduardo Murueta, Presidente de la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología; la forma en como pensamos, sentimos y actuamos depende mucho de la manera en cómo nos hayamos relacionado con nuestros padres. Por ello es necesario cambiar la actitud que como padres tenemos al momento de interactuar con los hijos; sobre todo cuando presenta TDAH, ya que es fundamental mejorar la comunicación entre ambas partes para que disminuyamos el impacto de las dificultades que se pueden presentar debido a la sintomatología del trastorno.

De esta forma, el impacto en la autoestima de los niños y adolescentes con TDAH se ve mermada por los constantes fracasos que repercuten en la interacción familiar; por lo que es necesario trabajar con un estilo de crianza más flexible que permita la libre expresión del chico, en la cual se establezca un ambiente de confianza, confort y sobretodo de aprendizaje. Recordemos que los padres serán un modelo de vida para estos chicos, cuyo objetivo deberá de estar encaminado a la interacción saludable con su contexto social y familiar.

Algunos de los puntos cruciales que podríamos manejar con los pacientes con TDAH, según la propuesta del Dr. Murueta son:

* Diálogo sí, imposición no: Es importante flexibilizar el principio de autoridad, el cual consiste en imponer castigo ante determinadas situaciones. Por ello la nueva propuesta invita al padre de familia atender y comprender los puntos de vista del niño, en lugar de una actitud impositiva, favoreciendo el diálogo, escuchando con atención sus opiniones para tomarlas en cuenta y así llegar a una conclusión aceptable. Entre las ventajas que podemos resaltar de este punto se encuentra el desarrollo de la confianza en sí mismo y los demás, aprendiendo a razonar y a ser responsable.

* Juego y convivencia padres-hijos: Favorecer la interacción padre- hijo a través del juego de tal forma que ambos puedan tener un acercamiento afectivo, que permita la comprensión y confianza mutua.

* Intimidad por diadas: Durante la crianza es necesario favorecer una comunicación positiva con el niño, la cual se logra al tener una mayor comprensión y confianza de los sentimientos y experiencias mutuas. Por ello la charla con padres es un método que permite mejorar la cohesión y el ambiente familiar.

* ¿Premios? Casi no, más bien aprecio espontáneo: No es conveniente ofrecer premios a los niños, cada vez que ayuden en casa o cuando logran una buena calificación. En estos casos es mejor reforzar la buena conducta con palabras positivas y convivencia afectiva. También es indispensable que como padres estemos atentos y valoremos los pequeños esfuerzos que hace el niño, dejando de lado el atender conductas negativas a las que generalmente estamos acostumbrados a reforzar.

* Evitar el castigo, respeto mutuo: Se ha demostrado que el castigo físico o verbal produce a largo plazo consecuencias negativas, a nivel afectivo y de interacción con los padres. También se ha comprobado que estos disminuyen la confianza, cuando es incongruente lo que como padres decimos y hacemos, de tal forma que reforzamos sentimientos de rencor, inseguridad o rebeldía.

* Manejo de límites: Como padres debemos de mostrar claramente la molestia y desacuerdo ante las faltas de respeto y el no cumplimiento de acuerdos por parte del niño; por lo que al orientarlos definiendo límites claros y específicos, permitirá que el niño colabore razonablemente, entendiendo su valiosa participación en la convivencia familiar.

* Decir sí, cuando no hay razones para decir no: Es común que como padres en la mayoría de los casos estemos predispuestos a negarnos algunas peticiones que nos hacen nuestros hijos; solo cuando estos insisten mucho o hacen berrinche, nosotros terminamos accediendo de mala gana, favoreciendo así el uso de ese tipo de conductas para obtener lo que quieren.

* Evitar la sobre protección y delegar responsabilidades: Los padres sobre protectores son ansioso y se adelantan a tomar decisiones para resolver problemáticas ligadas a los hijos, sin dar tiempo para que ellos analicen y reflexionen una posible solución; esto a su vez destruye la autoestima y la seguridad de los mismos. En la media en que no deleguemos responsabilidades en nuestros niños, provocando un déficit en el desarrollo de habilidades y capacidades para manejar por sí mismo las situaciones. Por eso hay que fortalecer la autoestima a través del sentido de responsabilidad para que el niño pueda percibirse como alguien útil y capaz para hacer las cosas; de ahí la importancia de asignar responsabilidades de acuerdo a sus capacidades.

* La mayéutica para el manejo de desacuerdos o acciones negativas: Cuando estemos en desacuerdo con el niño, en lugar de castigarle, reprimirlo o regañarle; podemos ocupar una serie de que nos permitirán una solución exitosa del problema, reduciendo el estrés y así lograr un mejor autocontrol.
* ¿Qué ocurre o qué ocurrió?
* ¿Qué opinas de los que hiciste o estás haciendo? (valoración)
* ¿Qué propones o qué podrías hacer? (Alternativas)
* ¿Podrás lograrlo? (Evaluación)

Referencia: Murueta, M. (2007) ¿Cómo educar a los hijos con base en la Teoría de la

Praxis? México: AMAPSI. Si te interesa conocer más de este tema, acércate a Proyectodah

Te invitamos a orientarte sobre este padecimiento y capacitarte.
La participación de todos es fundamental para elevar la calidad de vida de las personas con TDAH.

Más información: info@proyectodah.org.mx

Compartir...

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email