TDAH: Más que un trastorno de moda

 


Judith González Torres

Tengo dos hijos con TDAH, el primero tiene 27 años y el segundo 16, los dos fueron diagnosticados casi a la misma edad entre los 6 y 7 años, en el caso del primero, no me informe lo suficiente para comprender este trastorno, y por otro lado, no había el acceso a la información, como ahora se tiene con el internet, no quiero decir que sea la única fuente bibliográfica para consultar, pero sí una de las más fáciles y rápidas en la actualidad, por cierto no siempre muy confiable.

Cuando recibí el diagnóstico del segundo hijo, después de mi proceso de duelo inicie mi resiliencia, me integre a un Grupo de Apoyo GADAH, participe en cursos para crianza, talleres, conferencias, congresos, etcétera. Todo esto para apoyar a mis hijos y que ellos puedan “domesticar” su TDAH y sean funcionales.

Cuando recibí el diagnóstico del segundo hijo, después de mi proceso de duelo inicie mi resiliencia, me integre a un Grupo de Apoyo GADAH, participe en cursos para crianza, talleres, conferencias, congresos, etcétera. Todo esto para apoyar a mis hijos y que ellos puedan “domesticar” su TDAH y sean funcionales.

Tratando de seguir las investigaciones, noticias, estudios sobre este trastorno, y en pleno siglo XXI, me llama la atención las aseveraciones que han hecho eco en internet para negar la existencia del TDAH; y que suelen confundir a aquellos padres que se encuentran en la misma situación y que tal vez puedan tener dudas o incluso ser escépticos respecto a este trastorno.

Sin ánimo de entrar en polémica, en un medio tan accesible como internet, hemos encontrado declaraciones que indican supuestos como que el TDAH es un invento del siglo XXI cuya finalidad es beneficiar a las farmacéuticas, o las supuestas declaraciones del Dr. Leon Eisenberg, quién en este entendido, no tuvo una traducción adecuada a sus palabras. A este tenor, es oportuno traer a colasión un extracto del informe de Fundación CADAH en España, cuya labor fundamental es mantener informada a la población sobre las implicaciones e investigaciones más recientes entorno al TDAH.

…Pues bien, haciendo uso de interminables fuentes de solvencia, dentro y fuera de ese medio, se puede afirmar y contrastar que la denominación de lo que hoy en día conocemos como "Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad" ha ido evolucionando según el síntoma al que se le ha dado mayor importancia en las innumerables investigaciones científicas por medio de más de 110 años, y para nada en esas fuentes el Dr. Leon Eisenberg es el creador, inventor o padre científico del TDAH.

…Es uno de los trastornos más investigados en la actualidad, la bibliografía es inmensa, con miles de estudios e investigaciones e internet nos ofrece la posibilidad de descubrirlas. Si nos molestáramos en informarnos, podríamos disipar muchas de nuestras dudas y hacer un juicio ecuánime por nosotros mismos de la existencia o no del trastorno. La cuestión está en si nos interesa aceptar su existencia o si ya hemos prejuzgado o emitido una sentencia sin la suficiente información.

…Y es oportuno señalar que en muchas ocasiones se realizan diagnósticos incorrectos, sin tener en cuenta los estilos educativos, familiares, los trastornos de aprendizaje u otros más que provocan síntomas que fácilmente se pueden confundir con los del TDAH. Tanto los sistemas de salud públicos como los educativos tienen infinidad de carencias que suelen determinar un diagnóstico precipitado y erróneo. Falta de preparación y de recursos en éstos ámbitos son, a nuestro entender, los causantes de éstos errores.

…La situación es: No todo niño movido es un niño hiperactivo, y sin embargo, los síntomas que conforman el TDAH le crean un problema en la funcionalidad de su vida por lo que hay que tratarle.

…De todo ello podemos sacar la conclusión de que no hay una negación de la existencia del TDAH. Si nos centráramos más en emplear nuestros talentos para conseguir una mayor preparación en los agentes implicados para identificar y tratar correctamente la causa de los síntomas y les dotáramos de los recursos necesarios, evitaríamos muchos errores tanto para el diagnóstico como para el tratamiento. Pero lo que es aún más importante, conseguiríamos una detección precoz y se protegería del sufrimiento a muchas familias ayudándolas a obtener el tratamiento adecuado.

Regina Cobo San Miguel Presidenta de Fundación CADAH (Fuente: Fundación Cadah)

Ahora mi opinión como madre de dos hijos con TDAH quiero expresar lo siguiente: esa aseveración de la inexistencia del trastorno lo viví en carne propia, por parte de profesores, médicos e incluso dentro de la familia, muchas veces les decía: “quisiera que por un día convivieran con mis hijos para criarlos, hacer las tareas, poner límites, etc.” Y después preguntarles: es moda, existe o no el tdah. Son niños señalados, etiquetados, estigmatizados que les ocasiona una bajisíma autoestima y que junto con los padres no se la pasan nada bien. Tengo bien claro que falta orientación, difusión y capacitación a los involucrados en este trastorno.